Archivo etiquetado como: "Comunicación"

CONFERENCISTAS CONFIRMADOS / #TMDG17


Ya comenzamos a anunciar a los primeros conferencistas, que pasarán este año, por el escenario principal de este nuevo TRImarchi DG, a celebrarse los días viernes 6, sábado 7 y domingo 8 de octubre en la Ciudad de Mar del Plata.

¿Qué es el TRImarchi DG?
Desde hace 17 años, TRImarchiDG (TMDG) es la convención de diseño más grande del mundo y el evento con mayor reconocimiento en Latinoamérica, en su sede original, la de Mar del Plata, luego de ramificarse a varias ciudades latinas, en su versión itinerante PRE TMDG, la gran celebración anual. TMDG Convoca a más 6.000 diseñadores de todas partes del mundo para vivir tres días de conferencias, talleres, exhibiciones, fiestas e intercambio creativo con los más grandes artistas y creadores de la actualidad. TMDG es una celebración en donde el diseño, la música y la cultura de vanguardia se fusionan para afectar (siempre positivamente) a cada una de las almas que tienen la suerte de cruzar por sus puertas cada año.


CONFERENCISTAS CONFIRMADOS
Jay Rutherford (Canadá)
Si bien su formación lo llevo por varios lugares, como Meta Design en Alemania desarrollando familias tipográficas, o su propio estudio en Canadá, hoy, el profesor Rutherford está en una etapa de formar, siendo uno de los profesores destacados de la mítica universidad de diseño de Bauhaus en Weimar.

Hideyuki Katsumata (Japón)
Quizás lo conocés por su psicodélico arte, tapas de disco para Little Dragon, CUZ (Go Team! + Stooges) o Mad et Len. Recibimos desde Japón a un gran referente de esta cultura, que coquetea con la cultura del Yokai, tradición japonesa del culto a los monstruos y los espíritus.
www.instagram.com/hanautah

Gustavo Santaolalla (Argentina)
Uno de los pioneros del rock latinoamericano, que supo encontrar en sus raíces musicales la clave para un estilo único que le abriría caminos en el mundo, ganando Oscars por su trabajo musical para el cine. Gustavo nos invita a dialogar, abiertamente sobre la relación del sonido y la imagen.
www.facebook.com/gustavosantaolalla

Falu Carolei (Argentina)
Nacido en Quilmes, Provincia de Buenos Aires Fabricio Carolei (a.k.a) Falu, es un skater y artista autodidacta, reconocido principalmente por sus trabajos en tinta negra. Vinilos de punk rock, viejos cómics de monstruos, la cultura del
skate y el tatuaje conforman parte de los temas que aborda en su obra. La fascinación por buscarle la estética a lo marginal, interpretadora en elementos pop, ha sido en parte su búsqueda a la hora de dibujar. Falu, es el autor de las ilustraciones de TMDG17, y uno de los responsables de la imagen de Vans Argentina.
www.instagram.com/falucarolei

Adrian Johnson (Inglaterra)
Londres tiene un diseñador que ilustra, alguien que hace las cosas más claras.
Explica con composiciones las cosas para entenderlas a todo ritmo, y lo logra.
Motivo por el que está a cargo de grandes campañas y proyectos, como la comunicación del Metro de Londres, el icónico Underground.
www.adrianjohnson.co.uk

Pronto más conferencistas confirmados…

Nos vemos el 6, 7 y 8 de octubre.

Publicado en DESTACADOS, EVENTOSComentarios (0)

¿POR QUÉ PENSAR EN SISTEMAS?


Lo que interesa ahora es comprender cuáles son las lógicas que operan entre lo que la marca es y las acciones y experiencias que propone como parte de sí. Nos referimos a las lógicas de las asociaciones y redes construidas en torno a las marcas, que desarrollan acciones satelitalmente asociadas para cultivar su valor. Es necesario entonces, explorar la noción de ‘pensamiento sistémico’, que veremos a continuación.

Peter Senge[1] en “La Quinta Disciplina”, al referir al ‘pensamiento sistémico’ explica que “sólo se comprende el sistema al contemplar el todo, no cada elemento individual. Los negocios y las empresas humanas también son sistemas. También están ligados por tramas invisibles de actos interrelacionados.”

Por un lado, se observa como propiedad de un sistema, la habilitación de vínculos. En el caso de las marcas, los vínculos se dan con los consumidores de sus productos o servicios, con otras marcas, con las comunidades, con ciertas prácticas en particular… Una marca puede vincularse con un mundo de partes ajenas a sí misma, pero que, al verse como un todo, “el todo es más que la suma de las partes”. Y la razón de ello es que hay vínculos entre las partes, que le dan otro sentido al sistema que al verlas aisladas en su individualidad.

Hablamos, entonces, de ‘sistema’ y de una ‘estructura del sistema’. En las primeras ediciones de nuestra columna de Branding, cuando comenzamos a conceptuar lo que es una marca, nos referimos al concepto de signo; y más específicamente al signo como parte de un sistema, en donde la identidad de dicho signo es posible sólo en relación a otros. Este modelo relacional aplica aquí de la misma manera.

“El pensamiento sistémico −dice Senge− es la disciplina que integra las demás disciplinas, fusionándolas en un cuerpo coherente de teoría y práctica. Les impide ser recursos separados o una última moda. Sin una orientación sistémica, no hay motivación para examinar cómo se interrelacionan las disciplinas.”

En el marco de un modelo relacional, los vínculos tienen propiedades. Se construyen lógicas propias que rigen el sistema y la manera de establecer relaciones −tanto hacia adentro, como hacia fuera. Se construye una red que permite que se establezca la conexión y el vínculo −ya sea directo o indirecto−, posibilitando de esta manera la expansión del universo de marca.

“El pensamiento sistémico permite comprender el aspecto más sutil de la organización inteligente, la nueva percepción que tiene de sí misma y del mundo. En el corazón de una organización inteligente hay un cambio de perspectiva: en vez de considerarnos separados del mundo, nos consideramos conectados con el mundo.”

Y al construir conexiones y vínculos con ese mundo, dice Nathan Williams, de Wolff Olins, una marca debería tener en mente las siguientes cuestiones al desarrollar una experiencia. En primer lugar, como marca, ¿qué es lo que ofrecemos que nos hace únicos? ¿Dónde y en qué somos creíbles? ¿Adónde tenemos permiso para jugar? ¿Cómo podemos adaptarnos o hacernos parte de otros sistemas existentes? ¿Cómo quieren interactuar con nosotros nuestros consumidores? ¿dónde? ¿cuándo? ¿Cuáles son los patrones de dicha interacción?[2]

Lo que sucede es que las marcas, terminan por elaborar la prefiguración de un ‘lector modelo’[3]. Este concepto lo tomamos de Umberto Eco, quien explica que el lector modelo es una hipótesis de la cooperación interpretativa. No sólo postula al destinatario como condición indispensable por su naturaleza comunicativa y su potencialidad significativa (un texto –en este caso, una experiencia–se emite para que alguien lo actualice, y la cooperación de éste es la condición de su actualización, dado que las competencias del destinatario no coinciden con las del emisor). El texto es concebido, además, como un “producto cuya suerte interpretativa debe formar parte de su propio mecanismo generativo: generar un texto significa aplicar una estrategia que incluye las previsiones de los movimientos del otro”.

Como consecuencia, un texto “no sólo se apoya sobre una competencia: contribuye a producirla”; esto es, “la cooperación textual como una actividad promovida por el texto”. Esta estrategia textual es lo que Umberto Eco conceptualiza con el ‘lector modelo’: “es un conjunto de condiciones de felicidad, establecidas textualmente, que deben satisfacerse para que el contenido potencial de un texto quede plenamente actualizado”.

Las condiciones de felicidad que representa el Lector Modelo prefiguran las diversas estructuras textuales –sintácticas, semánticas y pragmáticas en términos semióticos– no sólo en niveles sino en previsiones cooperativas que el texto desarrolla con el fin de que quien lo lea  actualice semánticamente aquello que quiere decir.

Numerosos son los casos y ejemplos que podemos mencionar acerca de la prefiguración de un ‘lector modelo’ que realizan las marcas al proponer experiencias a través de sus acciones. Si bien la intención no es desarrollar una casuística del tema, mencionaremos a continuación ejemplos pertinentes, en donde las lógicas de pensamiento sistémico son variadas y diversas:

  • Festivales de música. Personal Fest (Personal, telefonía celular); Quilmes rock (Quilmes, cervecería); Pepsi music (Pepsi, gaseosa). Estos tres casos dan cuenta de marcas que desarrollan eventos de concurrencia masiva, no sólo para sus clientes, sino para sus potenciales consumidores. Puedo tomar cerveza Stella Artois, tener mi celular con prestación Claro y beber Coca-Cola, pero desde el momento en que concurro a un evento de este tipo, estoy haciéndome parte de las marcas Personal, Quilmas o Pepsi respectivamente. El consumo ya no es, como explicamos antes, el tipo de consumo directo de un producto o servicio, sino el consumo simbólico de una experiencia que se vive como parte la promesa de una marca. Quien concurre a un festival de este tipo se identifica, entonces, con una serie de valores que se ponen en escena: joven, divertido, canchero, audaz, talentoso…
  • Eventos de arte & diseño. Puma urban art (Puma, calzado e indumentaria deportiva). Se ofrece un espacio para la exhibición de obras de arte, la presentación de bandas de música, proyección de películas y otras actividades pertenecientes a la esfera de lo ‘urbano’. Se trata de algo “de todos los días”, descontracturado, casual, un espacio donde la gente se siente cómoda y en sintonía.
  • Eventos deportivos. Copa Telmex, tennis (Telmex, telefonía); Copa Petrobras, tennis (Petrobras, petrolera); Torneo de Golf BBVA (Banco Francés, entidad financiera). La marca como auspiciante que acompaña todo el desarrollo del evento. Fuerte desarrollo y presencia de merchandising, carpas y stands con beneficios exclusivos para los clientes de la marca.
  • Eventos de moda. Mercedes Benz Fashion Week (Mercedes Benz, automóviles). Aquí se da una relación directa por analogía. La moda, como fenómeno exclusivo y excluyente, opera para mantener un status determinado. Hacerse ver y ser visto. Constituirse como objeto de deseo en la mente de las personas.
  • Sponsorship en deportes. Visa, “Sponsor oficial de la Selección Argentina”. Una tarjeta que te acompaña en cada momento, en las buenas y en las malas, tanto en la vida como en los deportes.

¿Se les ocurren más casos? ¡A pensar!


[1] Senge, P. “La quinta disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje”. Bs. As, Granica, 2010.

[2] Williams, N. “5 principles of brand experience”. Wolff Olins. 2011. Disponible en: http://blog.wolffolins.com/post/10846478977/5-principles-of-brand-experience

[3] Eco, U. “Lector in fabula. La cooperación interpretativa en el texto narrativo”. Barcelona: Lumen, 1981.

Publicado en CAPACITACION, DESTACADOSComentarios (0)

EL SENTIDO DE LA EXPERIENCIA


“No existe tal cosa llamada amor; sólo la prueba de ese amor”, Jean Cocteau.

Estrechar lazos. Ganar la confianza. Hacer propio el mensaje. Generar empatía. Involucrar. La marca es una experiencia, y cuando de sentido se trata, ésto es lo que se busca construir con la experiencia. Primero conectar, luego acercar y finalmente delegar.

Para conectar, la marca genera ‘atractores’, aquello que atrae y nuclea, conciente e inconscientemente. Se trata de llamar de alguna manera la atención de los interlocutores y decirles “aquí estamos, esto es lo que te ofrecemos, ¿qué querés hacer con ello?”. Se busca, en primera instancia, la toma de conciencia que permitirá luego la generación de juicios y opiniones. Una vez conectados, la marca intentará avanzar hacia una conexión emocional con el interlocutor. Dicha relación debe basarse en el respeto mutuo y en el hacer sentir la esencia de marca. Por último, al delegar, se brinda a las personas la posibilidad de ser copartícipes del sentido de la marca, de su razón de ser, la idea de lo que es y lo que quiere ser.

El verdadero propósito de la experiencia es generar un diálogo de valores genuino y sincero. Y a través del proceso de gestión proactiva de la marca y su capital simbólico, se diseña y analiza de cada experiencia:

  • significado, qué se pretende;
  • amplitud, alcance con respecto a los usuarios;
  • intensidad, nivel de involucramiento;
  • duración, a través del tiempo;
  • disparadores, la idea, sentidos que se activan;
  • interacción, el vínculo con los interlocutores: activo o pasivo, dinámico o estático.[1]

La razón de ser de la experiencia, entonces, no es otra más que es integrar e involucrar a las personas en la vivencia de la marca. Por medio de acciones, mensajes, entornos, queda sujeto a verificación el conjunto de valores que crean sentido para un grupo determinado en un momento determinado. De esta manera, las personas no sólo se convierten en jueces de opinión, sino que queda establecido un contrato de marca entre la marca y sus interlocutores. Contrato que, de no cumplirse, verá interrumpirse la relación entre las partes.

En el artículo “5 principios de la experiencia de marca”, [2]Nathan Williams, de Wolff Olins, explica que en un mundo donde las marcas ya no se definen por posicionamiento sino por el rol que cumplen en la vida de las personas, la experiencia que crea una marca y que traspone a sus productos y servicios es fundamental para la sutentabilidad del negocio.

Williams desarrolla, a continuación, una serie de principios y cuestiones que las marcas deberían considerar al momento de diseñar su sistema. La experiencia de marca debería resultar:

  • ubicua: a lo largo de la experiencia generar una cadena de valor; presente en canales y medios múltiples; las 24hs, los 7 días de la semana, los 365 días del año.
  • social: perteneciente a la sociedad pero no dependiente de ella; capaz de crear y facilitar conversaciones; factible de ser compartida y convertirse en un fenómeno viral.
  • semántica: una experiencia que dé significado a una red compleja de información; que entienda las necesidades humanas y sea un dispositivo que facilite la conectividad e interacción.
  • sensible: a las circunstancias y contexto al que pertenece; capaz de reaccionar y anticipar cambios; capaz de aprehender.
  • humana: simplificación de la complejidad; democratización del servicio y accesibilidad; creadora de nuevos comportamientos; generadora de valor que se afianzará a lo largo del tiempo, dando lugar a un mayor compromiso.

Finalmente, no está de más recordar las palabras de Luc Speisser, “las acciones hablan más que las palabras. Ahora más que nunca, los consumidores esperan que las marcas actúen más y hablen menos. Sus acciones aseguran que la promesa de marca se cumpla, sin importar cómo o dónde se dé la interacción. [..] Sólo cuando los consumidores confíen en que las marcas cumplen sus promesas, comenzarán a construir relaciones con ellas, generando alianzas donde ambas partes se nutren de algo valioso. […] Para que una marca sea exitosa, se necesita de un programa sólido y de mucho entusiasmo, no sólo para escribir, sino para vivir una verdadera historia de amor con los consumidores”.[3]

[Continuará…]
/ Twitter @HelouStudio

[1] Guillermo Brea. Posgrado de Actualización en Identidad Corporativa. 2011.

[2] Williams, N. “5 principles of brand experience”. Wolff Olins. 2011. Disponible en: http://blog.wolffolins.com/post/10846478977/5-principles-of-brand-experience

[3] Speisser, L. “Brand actions speak louder than words: A love story”. Marketing-Professionnel & Landor associates. 2012. Disponible en: www.landor.com

Publicado en CAPACITACION, DESTACADOSComentarios (0)

ACCIONES Y EXPERIENCIAS / Nuevos horizontes por conquistar


En el contexto de un mercado sobresaturado de productos y servicios que se asimilan cada día más, la cantidad y variedad de opciones entre las cuales elegir crece a pasos agigantados. La ‘economía de la abundancia’ brinda a las personas un amplio repertorio de opciones, en ocasiones tan amplio que termina por aturdirlas, frustrando cualquier intención de consumo[1]. Entonces, ¿cómo motivar la elección de una marca sin confundir a los consumidores?

Explica Alina Wheeler, que “la competencia crea infinitas posibilidades de elección, y es por ello que las compañías buscan maneras de conectarse emocionalmente con sus clientes, volviéndose irremplazables, imprescindibles, y creando relaciones de por vida. Una marca fuerte se distingue claramente dentro de un mercado sobresaturado. Las personas se enamoran de las marcas, confían en ellas y creen en su superioridad. Cómo una marca es percibida afecta su éxito, indistintamente de la industria a la que pertenezca”.[2]

Sin embargo, la tarea de lograr una conexión emocional real con las personas, que efectivamente pueda despertar sentimientos y movilizar mecanismos de deseo, no parece ser nada fácil. Para emprender esta tarea, las organizaciones deberán, en primera instancia comprender que se trata de un proceso dinámico y continuo de búsqueda de nuevos horizontes y nuevas estrategias, atreviéndose a explorar territorios desconocidos.

DEFINIENDO EL RUMBO

“Un ojo mira. El otro, siente”, Paul Klee.

Al hablar de fenómenos de consumo, es natural pensar en la compra de productos o en la contratación de un servicio. Sin embargo, hay otro tipo de consumo: el consumo simbólico, que se relaciona directamente con el universo de las marcas y su discursividad. Con ‘consumo simbólico’ nos referimos al consumo de valores, de estilos de vida, de experiencias con las cuales los consumidores se pueden identificar, puesto que, de una manera u otra, el consumo se constituye como un factor diferencial de la identidad del consumidor, quien elige y selecciona los bienes y productos de acuerdo a su realidad personal. En otras palabras, somos lo que consumimos.

El camino a seguir por las marcas deberá ir efectivamente hacia la generación de discursos en torno a los bienes o servicios de consumo que ofrecen; “el futuro de los negocios está atado a estrategias que sepan interpretar e integrar a esta nueva tipología de consumidor, con hábitos online y un fuerte sentido de la comunidad”.[3]

Nancy Baston explica que “la economía de la experiencia asciende por escalones. Tenemos en un nivel básico a los commodities: bienes fungibles (el azúcar), seguidos por los productos: bienes tangibles (teléfono celular), luego los servicios: intangibles (acceso a internet) y como último escalón las experiencias memorables.[4] Este es el caso de marcas como Coca-Cola, Chanel, Nike. Y es a éste nivel al que queremos llegar.

Pero para llegar a ser memorable, la marca debe poner en escena una experiencia que despierte sensaciones memorables. Por un lado, hay una serie de aspectos que impactan directamente en la esfera emocional: los colores, la iluminación, la música, los olores, los sabores, el tacto. Por el otro, el desafío de elaborar un relato que permita identificar a la experiencia como parte del universo de la marca. Para ello será necesario definir el eje temático de la experiencia, el grado de participación del interlocutor; en definitiva, el discurso como una totalidad de elementos que se interdeterminan y que permitirá hacer que se recuerde y lo más importante: que se desee volver a transitarla.

COMUNIDADES DE INDIVIDUOS

En el mundo en el que vivimos, las marcas deben abrirse camino hacia el corazón de las personas. El desafío al que se enfrentan es, en definitiva, cómo hacer para volver personal la experiencia de marca. O más aún: ¿cómo hacer para que una misma experiencia pueda volverse personal al estar dirigida a muchas personas? La dificultad aquí reside en el tener que hablarle a todos y al mismo tiempo, a cada uno.

En primera instancia, las marcas deben estudiar, conocer y aprehender las formas, usos, costumbres, reglas, normas, estilos cognoscitivos que rigen en cada comunidad en particular. Para saber realmente a quién le estoy hablando, es necesario compartir un sentido común y una serie de vivencias que hacen a ese sentido. Se trata, luego, de tener la capacidad de moldear los discursos y adaptar las experiencias a ese sentido común, en medio de abruptos cambios de escala y distancia que se presentan en el camino.

Vivimos en un mundo en donde lo global se nutre cada vez más de lo local, con un sentido de comunidad que pone el eje en los sujetos y su capacidad de compartir contenidos. El nuevo consumidor, el ‘consumidor simbólico’, ya no necesita tener, sino compartir experiencias socialmente. Experiencias de las cuales será árbitro de opinión, capaz de influir en el mercado y dar feedback a las marcas −capacidad que crece a pasos agigantados frente al avance de los nuevos dispositivos de comunicación y tecnologías que le permiten estar cada día más interconectado, tanto a nivel local como global.

No obstante, conocer las reglas del juego no es suficiente. Hace falta también conocer quién es ese sujeto al que la marca le habla. ¿Qué es lo que pide y qué es lo que en verdad está buscando? ¿Qué necesita?

Desde una perspectiva psicológica, el hombre es un ser insatisfecho. Su insatisfacción nace desde el momento en que siempre hay algo que le falta. Algo que se configura como ‘objetos de deseo’: objetos de anhelo que prometen recuperar por lo menos una pizca de esa satisfacción perdida. Sucede que el ser humano se constituye como ser deseante como resultado de formar parte de la cultura. Para pertenecer y no quedar excluidas, las personas renuncian en cierto modo a su propia naturaleza, moderan sus instintos, y es esto lo que nos hace seres en falta.[5]

El concepto de ‘deseo’ en sí es muy distinto de ‘necesidad’. Una necesidad es producto de la naturaleza y resultado de un instinto. El deseo, en cambio es un producto cultural, y como tal, involucra a un hecho en una serie de articulaciones simbólicas que tienen significación. El deseo necesita escenificarse, tener una representación, un relato. Despierta una serie de relaciones sintácticas y asociativas; evocaciones y sustituciones…

¿Cómo pueden hacer las marcas para brindar esos espacios en donde el deseo de las personas se escenifique? Si el deseo es lo que mueve al ser humano, entonces será cuestión de identificar las necesidades y deseos insatisfechos, para poder orientarlo en una dirección a seguir: la dirección de la marca, que será su estrella guía en determinado momento y lugar.


[1] Entiéndase consumo como ‘consumo simbólico’.

[2] Wheeler, A. “Designing brand identity: an essential guide for the entire branding team”. EE.UU, Wiley, 2009.

[3] Visiones Trend Forecasting. “Macrotendencias. Consumidores emergentes”. 2011/2012.

[4] Baston, N. “Visual Marketing: Construcción de Experiencias”. Puro Marketing, 2010.

[5] para más información, consultar: Freud, S. “El malestar en la cultura”. 1930.

Publicado en CAPACITACION, DESTACADOSComentarios (0)

EL MUNDO DE LAS MARCAS HOY


“Nuestros rituales de consumo ya no nos producen satisfacción. ¿Cómo puede ser? Es que están vacíos de relaciones humanas”, Dori Tunstall.

Las marcas, los mercados y las comunidades están formados por personas. Consecuentemente, al hablar de marcas, mercados y comunidades, de lo que estamos hablando en realidad es de personas. Personas que piensan, sienten, hablan, escuchan, conversan.

Por eso, al hablar de marcas, mercados y comunidades, no nos estamos refiriendo a otra cosa más que a conversaciones[1] que se dan entre personas. Relaciones humanas, vínculos que se establecen entre personas. Personas vivas.

La marca, entonces, cobra otra dimensión que abre nuevos horizontes en el paradigma del branding: la marca es humana y está viva. Tiene personalidad, valores, atributos, alma. Puede adoptar una posición y relacionarse de una forma singular con las personas.

Por lo general, al hablar de ‘marcas’, se piensa en compañías que suenan huecas, opacas e inhumanas, pero al dar cuenta del universo conversacional de la marca, se presentan nuevas y poderosas posibilidades para alcanzar el corazón de las personas.

En consecuencia, en este proceso de pasaje del marketing al “societing”, una gestión proactiva de la marca resulta vital. Julio Ferro, especialista en branding, escribe en uno de sus artículos[2]: “Antes, la preocupación de las marcas era principalmente fidelizar. La de hoy es conectar, sea productos como ideas y hasta principios con gente, comunidades y tribus, no con grupos socioeconómicos generalizadores.”

La necesidad de estar conectados responde a un fenómeno en particular: la conectividad ya no es un momento del cual se entra y se sale (sign-in y sign-out); sino que es un estado permanente. Un modo de estar en el mundo: una realidad. Y en el mundo en que vivimos, cada vez se hace más difícil distinguir entre ‘online’ y ‘offline’, puesto que la vida digital se ha vuelto una faceta más de la vida humana.

En las últimas décadas, se ha evidenciado un creciente proceso de desmaterialización de los productos y objetos frente al avance de lo virtual. Cada vez más, el mundo de los intangibles conquista nuevos y desconocidos lugares, tal vez incluso inimaginados. En “Lo real y lo virtual”[3], Tomás Maldonado expone que los objetos y familias de objetos tienden a desaparecer por causa de una pérdida de peso y materia. Frente a este fenómeno observado, afirma que ya “no son importantes los objetos; es importante la información”.

Esta nueva realidad trae consigo, por un lado, avances tecnológicos que brindan mayor movilidad y novedosos dispositivos de comunicación, y por el otro, el surgimiento de nuevos modos y posibilidades de influir en el mercado. Porque, si los productos ―y quizás también los servicios― en sí ya no son lo que cuenta, ahora lo que realmente importa es el valor simbólico que se construya en torno de ellos.

La dimensión simbólica de la marca, se jugará, entonces, en la articulación de sus discursos; la capacidad de generar espacios de diálogo; la comprensión y adecuación a sistemas de comunicación no lineales y asincrónicos; sus modos de comunicarse: intencionalidad, lenguaje, paralenguaje, mensaje; la capacidad de interactuar y generar feedback con sus interlocutores. Vemos que las marcas, hoy, están comenzando a desarrollar una relación mucho más cercana con las personas, en un pasaje de la esfera de lo macro a lo micro. Ya no le hablan a masas inertes e informes de gente: le hablan a personas. Personas que son únicas, al igual que las marcas.

Ferro explica que “la respuesta para competir obliga a las compañías a contemplar hoy las necesidades tanto de la gente como las de la economía tradicional. La necesidad número uno de las marcas, la diferenciación, precisa de ingredientes que permitan entablar una relación más genuina y es entonces donde debe acompañarse con una propuesta que no sólo cree relevancia sino además que construya aprecio, un intangible de incalculable valor para una marca. La conexión se entablará entonces a partir de una construcción real de la confianza y de una propuesta emocional valiosa[4].”

Pero, ¿cómo integrar esta propuesta y volverla parte de la identidad de una marca? Alina Wheeler, explica que “la identidad de marca es tangible y despierta los sentidos. La puedes ver, tocar, agarrar, escuchar, verla moverse. La identidad de marca alimenta el reconocimiento, amplia la diferencia y vuelve accesibles las grandes ideas y significados. Toma elementos diversos y los unifica para hacerlos parte del sistema”.[5]

El desafío entonces, reside en integrar a las personas en la vida de las marcas. Hacerlas parte del sistema de la marca. Comprometerlas en el marco de un flujo de influencia e interacción que será el que dé el verdadero valor a la existencia de la marca. Convertir a las personas, a los “consumidores” y “clientes” en genuinos embajadores de marca, que no sólo estén vinculados con ella, sino que se transformen en una plataforma efectiva para el intercambio de sentido.

 

Diseñando el futuro

En el proceso de significación en el que están envueltos las marcas y sus interlocutores, parece vital hacer un llamado de atención acerca de la responsabilidad que ambos tienen como generadores de mundo. Resulta fundamental, en este punto, la toma de conciencia del carácter performativo de las prácticas significantes y su implicancia cultural.

En “Cómo hacer cosas con palabras”[6], Austin contribuye a la teoría performativa del lenguaje, destacando que el lenguaje no es nomenclatura de la realidad, ya que no representa ni describe la realidad, sino que la construye: le da forma. Es de tipo realizativo, performativo y no constatativo. Ello significa que cuando hablamos estamos continuamente movilizando y remitiendo a un universo simbólico que, al mismo tiempo, moldeamos en y con nuestro uso y apropiación del lenguaje.

El acto de decir, por lo tanto, no es inocente: al hablar, los sujetos son activos actores sociales. Pues el decir genera efectos, consecuencias, produce expectativas… Al decir, el sujeto hace.

Leonor Arfuch[7] también contribuye a la noción de performatividad del lenguaje y el diseño en la construcción de identidades, sujetos y subjetividades. Como hemos visto, el Diseño es una práctica significante que pertenece a la trama de la cultura. Arfuch plantea que como tal, y al igual que el lenguaje, es performativo, no descriptivo ni representativo.

Además, da cuenta de que la cultura naturaliza la imagen como una representación del mundo, pero en realidad, lo construye. Tiene efectos sobre él y sus formas de ver. Conlleva ideología y esquemas valorativos. Al usar herramientas y técnicas estéticas, las personas transforman, crean, performan. Producen transformaciones en el entorno, aportando valores expresivos.

Las personas y las marcas, participan en la ‘cocina del sentido’ no ya en tanto mensaje, sino en tanto objeto, aportando sus visiones al aparato formal, expresivo y valorativo del mundo.

[Continuará…]
/ Twitter @HelouStudio

/ Facebook www.facebook.com/hellohelou


[1] Locke, C; Levine, R; Searls, D. y Weinberger, D. “The Cluetrain Manifesto: The End of Business as Usual”. Ed. Perseus Books Group, 2001.

[2] Ferro, J. “Hacia un Branding 2.0 – Desafíos para las marcas en una economía interconectada”. 2010. Disponible en http://taller5a.files.wordpress.com/2010/02/brandingdoscero.pdf

[3] Maldonado, T. “Lo real y lo virtual”. Madrid, Ed. Gedisa, 1995.

[4] Neumeier, M. “The Brand Gap: How to Bridge the Distance Between Business Strategy and Design”. Ed. New Riders Press, 2004.

[5] Wheeler, A. “Designing brand identity: an essential guide for the entire branding team”. EE.UU, Wiley, 2009.

[6] Austin, J. “Conferencia I” y “Conferencia IX”, en “Cómo hacer cosas con palabras”, Barcelona, Paidós, 1990.

[7] Arfuch, L. “El hacer del diseño” en “Diseño y comunicación. Teorías y enfoques críticos”, Bs. As, Paidós, 1997.

Publicado en DESTACADOSComentarios (0)

LA COCINA DEL SENTIDO


En nuestro artículo anterior, dijimos que las marcas son plataformas discursivas, y nos interesa en este punto, analizar en profundidad cómo las marcas construyen sentido. Para ello, estudiaremos los fenómenos de sentido en general, para luego sacar conclusiones puntuales en referencia a las marcas.

Continuando con la línea de pensamiento expuesta previamente, Roland Barthes[1] plantea la existencia de una relación de reciprocidad entre sentido y sociedad. Considerando al sentido no como un fenómeno natural, sino como un fenómeno histórico, social y cultural.

Frente a un signo, explica Barthes, hay dos lecturas posibles: el sentido denotado, explícito, literal; y el sentido connotado, implícito, al que se arriba al aplicar una interpretación y que moviliza significados socioculturales. El sentido connotado tiene que ver con las inferencias e hipótesis que las personas construimos en torno a los signos que se nos presentan, y por lo tanto, depende en gran parte de los valores de cada uno. Como consecuencia, no hay un único sentido sino que cada signo moviliza infinitas cadenas asociativas de connotaciones.

En la hechura del signo y la construcción del sentido, el enunciador se servirá del establecimiento de relaciones en base a las ya establecidas (preexistentes) dentro de la cultura según la intencionalidad del mensaje que quiera comunicar.

Desde una perspectiva más sociológica, Eliseo Verón define al sentido como producción discursiva. En el marco de la “teoría de los discursos sociales”,[2] Verón determina que los fenómenos de sentido deben concebirse como apareciendo, por un lado, siempre bajo la forma de conglomerados de materias significantes; y como remitiendo, por otro, al funcionamiento de la red semiótica conceptualizada como sistema productivo, que deja huellas en los productos.

La teoría de los discursos sociales es un conjunto de hipótesis sobre los modos de funcionamiento de la semiosis social. Por semiosis social entendemos la dimensión significante de los fenómenos sociales: el estudio de la semiosis es el estudio de los fenómenos sociales en tanto procesos de producción de sentido.

Una teoría de los discursos sociales reposa sobre una doble hipótesis:

  • Toda producción de sentido es necesariamente social: no se puede describir ni explicar satisfactoriamente un proceso significante sin explicar sus condiciones sociales productivas.
  • Todo fenómeno social es, en una de sus dimensiones constitutivas, un proceso de producción de sentido (cualquiera que fuera el nivel de análisis).

Todo funcionamiento social tiene una dimensión significante constitutiva. Pero la hipótesis inversa es igualmente importante: toda producción de sentido está insertada en lo social.

Esta doble hipótesis es inseparable del concepto de discurso: esta doble determinación puede ser puesta en evidencia a condición de colocarse en el nivel de los funcionamientos discursivos. Este doble anclaje, del sentido en lo social y de lo social en el sentido, sólo se puede develar cuando se considera la producción de sentido como discursiva. Por lo tanto, sólo en el nivel de la discursividad el sentido manifiesta sus determinaciones sociales, y los fenómenos sociales develan su dimensión significante.

Al igual que en Barthes, un objeto significante, en sí mismo, admite una multiplicidad de análisis y lecturas; por sí mismo, no autoriza una lectura antes que otra. Sólo deviene legible en relación con criterios que se deben explicitar y con las condiciones productivas del objeto significante analizado.

Los objetos que interesan al análisis de los discursos no están, en resumen, en los discursos; tampoco están fuera de ellos. Son sistemas de relaciones que todo producto significante mantiene con sus condiciones de generación por una parte, y con sus efectos por la otra. Consecuentemente, tanto desde el punto de vista sincrónico como diacrónico, la semiosis social es una red significante interdiscursiva infinita.

[Continuará…]
/ Twitter @HelouStudio

/ Facebook www.facebook.com/helou.studio


[1] Barthes, R. “La cocina del sentido”. La aventura semiológica. Barcelona, Paidós, 1992.

[2] Verón, E. “La semiosis social. Fragmentos de una teoría de la discursividad”. Barcelona, Gedisa, 1993.

[Seguí este link para visitar el articulo anterior]

Publicado en CAPACITACION, DESTACADOSComentarios (1)

LA MARCA VIVE / El entramado cultural


Durante nuestras primeras cuatro columnas vimos un panorama general para introducir al lector en la noción de marca y conceptos básicos asociados a las mismas. A continuación, nos centraremos en contextualizar la situación de la marca y veremos que la sociedad y el mercado −y las marcas como parte de ellos− se encuentran en un permanente intercambio de sentido. El ‘marco’ de las marcas refiere al entramado cultural, histórico, político, social, económico que las marcas forman y performan en un momento y una época determinada.

LA MARCA: SEÑAL DE SU TIEMPO

“El éxito se deriva de ser diferente, y luego estar dispuesto a seguir cambiando”, Jonas Ridderstrale.

Anteriormente explicamos el proceso continuo y dinámico de negociación de sentido que se juega entre las marcas y sus interlocutores. Pero, como todo juego, no se puede ignorar el ámbito en el que se desarrolla, ya que éste interinfluencia la relación e interactúa con ambas partes.

Para adentrarnos en el tema, resulta oportuno citar a Michael Baxandall[1], quien se dedicó a estudiar la estrecha relación que se da entre el arte y la cultura. La propuesta de Baxandall radica en la consideración del arte enraizado en la cultura: dirá que la mirada de las obras de arte depende de su capacidad para conectar con aquella sensibilidad de la que son producto y que ellas mismas participan en desarrollar. Es decir, el arte se vuelve una forma de conciencia del mundo, propia de un contexto cultural determinado; lo que el autor denomina ‘estilo cognoscitivo’.

Según Michael Baxandall el estilo cognoscitivo está constituido por tres factores: (1) el reconocimiento de la convención representativa, (2) las habilidades perceptivas, (3) la experiencia.

La convención representativa, por definición, es una cuestión dependiente del acuerdo cultural y social, por tácito que éste sea. No es posible comprender, por ejemplo, que una línea negra sobre un papel signifique ‘caballo’, si no hay un consenso cultural sobre el valor representativo de la línea con respecto a la apariencia visual de la masa de piel carne y huesos, que denominamos ‘caballo’. [2]

Las habilidades perceptivas, lejos de ser un asunto de competencia psicológica individual, están formadas, para Baxandall, por el conjunto de categorías o valores estéticos, la familiaridad con determinados esquemas visuales y las costumbres de inferencia y analogía. Es lo que el historiador denomina el ojo de la época.

Baxandall completa su enunciado afirmando que cada sujeto, al ver una obra de arte, lleva consigo una masa de informaciones y presunciones, que son producto de la experiencia general.

Dicho de otra manera, un estilo cognoscitivo no es otra cosa que el modo en el cual conocemos lo que conocemos. Son los esquemas de comprensión y representación del mundo −pactos tácitos que se establecen y re-establecen continuamente− propios de un momento y lugar determinado, y que condicionan y son condicionados por las personas y sus actos.

Clifford Geertz, en “El arte como sistema cultural”[3] plantea que en toda experiencia estética se ponen en juego la intención del autor y el modelado de sentido que se da con la circulación de la obra. El autor, en su creación, trabaja con y en base a las capacidades de comprensión del público, en lo que denomina como el fenómeno de “decuación confeccionada en la trama cultural”.

Estas dos instancias funcionan a modo de unidad de cómo las piezas hacen sentido. El sentido es, por lo tanto, resultante de una multiplicidad de intenciones. Más aún, el fenómeno de sentido, dice Geertz, no se puede reducir a una cantidad de interpretaciones ya que éstas no están libradas al azar y no pueden depender sólo del individuo, sino que está influenciado por el contexto sociocultural. Propone, entonces, analizar las obras según el ojo de la época: una determinada sensibilidad colectiva, competencias que permiten codificar y decodificar de cierta manera, idiosincrasia, valores, cierta cosmovisión dinámica de la experiencia social.

Por último, Berger en “Modos de ver”[4] establece que lo que sabemos afecta el modo en que vemos las cosas, nos condiciona: nunca vemos algo por sí solo, sino que vemos nuestra relación con esa imagen percibida. Vemos nuestra subjetividad al mismo tiempo que vemos la subjetividad del creador. Se entabla un diálogo de miradas que se hace posible por la naturaleza recíproca de la mirada, pues la capacidad de ver supone ser visto también.

Por otra parte, la subjetividad del lector, según Berger, es construida sociocultural e históricamente y se relaciona con el mundo al que pertenece. Por lo tanto, la imagen y el contexto en que aparece determinan su significación. Y esta imagen, al mismo tiempo, se convierte en un punto de referencia para otras.

El ejercicio consiste, ahora, en reemplazar ‘arte’ por ‘marca’. ¿Funcionarán de la misma manera? Hemos visto que el arte es una práctica cultural, y también lo es el proceso de construcción de una marca, en tanto se desarrolla en el seno de la cultura. Las marcas, así como el arte, son al mismo tiempo autónomas y heterónomas[5] respecto de la cultura: tienen autonomía relativa para proponer y generar cambios, pero siempre dentro y de acuerdo a las reglas del marco en el que viven.

Y en un marco que cambia continuamente, las marcas deben estar dispuestas a seguir cambiando. Disponiendo de una oportunidad única: la de ser agentes activos de cambio en el mundo del que son parte. Las marcas tienen, entonces, la posibilidad de performar la realidad, y moldearla con cada acción que realizan. Y deberían ser concientes de ello, ahora más que nunca.

/ Twitter @HelouStudio

[1] Baxandall, M. “Pintura y vida cotidiana en el Renacimiento”. Barcelona, Gustavo Gili, 1978.

[2] Aguirre Arriaga, I. “Las artes en la trama de la cultura. Fundamentos para renovar la educación artística”.

Universidade Federal de Santa María. Disponible en http://www.ufsm.br/lav/noticias1_arquivos/las_artes.pdf

[3] Geertz, C. “El arte como sistema cultural”. La interpretación de las culturas. Barcelona, Paidós, 1994.

[4] Berger J. “Ensayo I” en “Modos de ver”, Barcelona, Gustavo Gili, 2002.

[5] Pierre Bourdieu desarrolla la dialéctica de autonomía y heteronomía de las prácticas sociales en su obra “El sentido práctico”. Véase: Bourdieu, P. “El sentido práctico”. Bs. As, Editorial Siglo Veintiuno, 2007.

 

[Seguí este link para visitar el articulo anterior]

Publicado en CAPACITACION, DESTACADOSComentarios (1)

MARCA ES ACCIÓN / ¿Hacia dónde vamos?


MARCA ES ACCIÓN

“Los productos son hechos en las fábricas; las marcas son creadas en la mente”, Walter Landor[1].

Ya vimos que las marcas realizan diversas acciones y que se encuentran en un proceso continuo de negociación de sentido con sus interlocutores. Así, además de diferenciar, una marca habla, escucha, comete errores, enmienda los errores, aprende, cambia, evoluciona, identifica, vincula, involucra, compromete, educa, siente, vive.

Una marca que está quieta, que no propone nada al otro, es una marca vacía. Una marca muerta.

Y en un contexto donde se evidencia el pasaje del paradigma de lo real al paradigma de lo experiencial, ninguna marca puede darse el lujo de quedarse de brazos cruzados sin hacer nada.

“Atraer con los ojos, vender con la razón, mantener con el corazón”.[2] Sin duda los pasos a seguir por toda marca que desee permanecer en la vida de sus interlocutores, involucran la creación de experiencias y acciones que puedan dar lugar a la identificación. El llamado ‘marketing de experiencias’[3] surge como una disciplina que dedica a estudiar modelos relacionales según los cuales la marca genera un mundo de experiencias a su alrededor. Éstas quedan impresas en la memoria de las personas, comprometiéndolas a través de una vivencia que apela a su percepción y por ende, a su recordación. Durante estas experiencias cabe destacar que no se espera una respuesta del lado del interlocutor, sino la ejecución de una acción y el despertar de la emoción.

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

“No se trata sólo de los valores. Es el hecho de compartirlos lo que hace la diferencia”.[4]

Volviendo a la definición brindada por la Real Academia Española, una marca “sirve de señal para saber la situación (…) y dirigir su rumbo del modo conveniente según las circunstancias”.

Entonces, ¿cómo es que las marcas determinan su rumbo? En esta instancia quizás lo más acertado es repasar en profundidad una de las dimensiones básicas de una marca que juega un papel clave a la hora de guiar una dirección y sentido común: la visión.

Dice Peter Senge: “Una visión compartida no es una idea. (…) Es una fuerza en el corazón de la gente, una fuerza de impresionante poder. (…) En el nivel más simple, una visión compartida es la respuesta a la pregunta: ¿Qué deseamos crear? (…) una sensación de vínculo común que impregna la organización y brinda coherencia a actividades dispares”.[5]

Sucede que en una organización donde todos los empleados comparten genuinamente una visión en común, las marcas cobran otro nivel de significado y relevancia en la vida de las personas. Más aún, las marcas cobran vida cuando las fronteras entre el adentro y el afuera comienzan a dejar de percibirse con claridad. Cuando los empleados realmente se transforman en embajadores de marca que personifican, en su hacer cotidiano, la visión, valores y promesa de marca.

“Comprometer a los empleados en el significado de la marca y el pensamiento detrás de ella es una de las mejores inversiones que una compañía puede hacer. Consultores en Desarrollo Organizacional han comprobado que el éxito a largo plazo es directamente influenciado por el modo en que los empleados comparten la cultura organizacional: sus valores, historias, símbolos, héroes”.[6]

Y es que las marcas, en definitiva, son definidas por las personas. Nicholas Ind, autor del libro “Living the Brand” (Viviendo la marca), plantea que son los empleados quienes determinan cómo una organización es percibida y los clientes quienes deciden cuándo comenzar y concluir su relación con la marca. Esto sugiere que la interfase entre empleados y clientes (y otros interlocutores) es vital a la hora de construir o destruir el valor de marca.[7]

El proceso de comprometerse con el significado, la promesa y los valores de la marca no sólo contribuye a crear una cultura organizacional con empleados entusiastas y participativos, sino que además trae consigo numerosas ventajas competitivas que ayudarán a crear o afirmar una relación mucho más fuerte con los interlocutores de la marca.

Para ello, veremos más adelante, que las experiencias, la interacción, el ‘ser parte de’ serán factores clave para involucrar al cliente no sólo comercialmente, ni en forma de consumo, sino como parte activa de la marca y su visión.

[Continuará…]
/ Twitter @HelouStudio

/ Facebook www.facebook.com/helou.studio


[1] del artículo de Nick Foley, 2010. “Eight principles of branding”, Landor Associates. Disponible en http://landor.com/

[2] Cristián Saracco. Posgrado de Actualización en Identidad Corporativa. 2011.

[3] «El marketing trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas, brindando a las empresas las herramientas y conceptos necesarios para la identificación de necesidades y deseos insatisfechos, así como también la inteligenciaprocesos para la construcción de ofertas que satisfagan dichos deseos y necesidades, a través de una propuesta de valor diferencial y generadora de valor económico para la compañía, como diría Alberto Levy. […] La experiencia se construye a través de la creación de determinados escenarios ficticios que acompañan la compra, consumo o utilización de servicios. Si la experiencia continúa siendo positiva el premio para su empresa va a ser la fidelidad de sus clientes».

Alonso, G. “¿Qué es el marketing de experiencias?”, 2005. Disponible en www.timetomkt.com.ar,

[4] Deal, T. y Kennedy, A. “Corporate cultures: the rites and rituals of corporate life”.

[5] Senge, P. “La quinta disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje”. Bs. As, Granica, 2010.

[6] Wheeler, A. “Designing brand identity: an essential guide for the entire branding team”. EE.UU, Wiley, 2009.

[7] Ind, N. “Living the brand”. Londres, 2007.

[Seguí este link para visitar el articulo anterior]

Publicado en CAPACITACION, CASOS DE ESTUDIOSComentarios (2)

advert

●—PARTNERS

DGCV™ / Partners

●—DGCV.TV

●—MENSAJES

Sitios Relacionados

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci9iYW5uZXJzLzEyNXgxMjUtdW5yZWRvbmRlbC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8yPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci9iYW5uZXJzLzEyNXgxMjUtbmFzaGkuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuZGdjdi5jb20uYXIvYmFubmVycy8xMjV4MTI1LWNvbWJpbmFkby5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci9iYW5uZXJzL2Jhbm5lci1kZ2N2LTEweWVhcnMuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci9iYW5uZXJzL2Jhbm5lci1icnVuYW5jaW8tMzAweDI1MC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci9icnVuYW5jaW8tdGFsbGVyLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3RvcF9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3RvcF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuZGdjdi5jb20uYXIvYmFubmVycy9iYW5uZXItdG1kZzE3LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3RvcF91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnRyaW1hcmNoaWRnLm5ldC88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cudW5yZWRvbmRlbC5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cubmFzaGljb250ZW5pZG9zLmNvbS88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cub2RkY2cuY29tLzIwMTQvY29tYmluYWRvLWdyYWZpY288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuZGdjdi5jb20uYXI8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FsdF9zdHlsZXNoZWV0PC9zdHJvbmc+IC0gZGVmYXVsdC5jc3M8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hdXRob3I8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dG9faW1nPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuZGdjdi5jb20uYXIvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LTMyeDMycHhfcHJpbmNpcGFsLmdpZjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXRfZW50cmllczwvc3Ryb25nPiAtIDY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWF0dXJlZF9jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIERFU1RBQ0FET1M8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX2lkPC9zdHJvbmc+IC0gOHZ0aXVyMmFibDZqYXVpNWxyM2hzNWt1ZG88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9mZWVkcy5mZWVkYnVybmVyLmNvbS9kZ2N2dG08L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mcmFtZXdvcmtfdmVyc2lvbjwvc3Ryb25nPiAtIDMuNy4wMzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE1ODQ5MzYyLTZcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxMTk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjYyPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faW1hZ2Vfc2luZ2xlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LmRnY3YuY29tLmFyL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi00LURHQ1YtTE9HTy1PUkcucG5nPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nYXpldHRlLWVkaXRpb24vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fcmVzaXplPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3J0bmFtZTwvc3Ryb25nPiAtIHdvbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfY2Fyb3VzZWw8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHYXpldHRlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6NTp7aTowO3M6Njc6Imh0dHA6Ly93d3cuZGdjdi5jb20uYXIvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LTQtREdDVi1MT0dPLU9SRy5wbmciO2k6MTtzOjYzOiJodHRwOi8vd3d3LmRnY3YuY29tLmFyL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS00LURHQ1YtTE9HTy5wbmciO2k6MjtzOjYxOiJodHRwOi8vd3d3LmRnY3YuY29tLmFyL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1ER0NWLUxPR08ucG5nIjtpOjM7czo2OToiaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtMzJ4MzJweF9wcmluY2lwYWwuZ2lmIjtpOjQ7czo1NjoiaHR0cDovL3d3dy5kZ2N2LmNvbS5hci93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5wbmciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=